YOGA TERAPEÚTICO

¿Qué es el Yoga Terapéutico?

El Yoga terapéutico incluye las vertientes de Yoga llamadas Yoga Restaurativo como el Yin Yoga del que hablaremos.

El yoga terapéutico es una practica de yoga en la que se tiene en cuenta las singularidades de cada persona, que se focalizada en resolver problemas de salud: musculares, digestivos, migrañas, etc.

Cada persona tiene unas características propias, por eso el yoga terapéutico se diseña de forma individual adaptada a cada individuo y como una herramienta de sanación más.

Los Valores Terapéuticos del Yoga 

Comprender y aliviar el dolor 

¿Podemos aliviar nuestros dolores físicos y anímicos a través de la práctica de yoga?

¿Cuál es la función del dolor? Llamar nuestra atención sobre algo físico o psíquico-emocional que no va bien y debe ser escuchado y atendido.

El alivio del dolor nos ayuda a evolucionar a nivel mental, emocional, físico y social.

El Hatha Yoga Terapéutico 

Podemos describirlo como un yoga orientado a recuperar gradualmente el máximo rango de movimiento articular con seguridad y eficacia.
Las partes que se quedan rígidas se debilitan y están más expuestas a lesiones inesperadas. La rigidez empeora la circulación sanguínea en áreas poco vascularizadas, como los cartílagos articulares, y disminuye la absorción de nutrientes, como el calcio. Empeora el retorno de la sangre venosa y la circulación linfática.

Cuando hacemos ejercicio nos deshinchamos y recibimos aporte extra de energía. Cuando permanecemos horas sentados delante del ordenador o tumbados en el sofá delante de la tele acabamos entumecidos y con el cuerpo dolorido y desvitalizados.

Los complejos movimiento del yoga estimulan la actividad neuronal del sistema nervioso y la regeneración de los tejidos dañados, previenen el envejecimiento prematuro provocado por el estrés negativo, mantiene en buen estado el aparato locomotor (articular-óseo-muscular).

Consecuencias de la inactividad física regular

Las personas que no hacen ejercicio regularmente, no solo pierden fuerza sino también elasticidad y recursos para enfrente a la vida diaria.

“Cuando una parte del cuerpo se atrofia, una parte de su cerebro también.”

La falta de estimulación sensoriomotriz también implica la pérdida de ciertas capacidades cognitivas. Por lo que se deduce que la falta de movimiento es un factor degenerativo de primer orden, no solo a nivel físico, sino también mental.

El Antídoto: La práctica diaria de Yoga Terapeútico

El entrenamiento psicofísico adecuado disminuye los síntomas y la velocidad a la que evolucionan las enfermedades inflamatorias degenerativas que suelen cursar con dolor, como artritis, las artrosis, las condromalacias y las osteoporosis; y mejoran la calidad de vida de quienes las padecen.

El entrenamiento neuromuscular propioceptivo del movimiento consciente en la ejecución de asanas y el mantenimiento isométrico de la postura en su fase estática, es un “seguro de vida” para prevenir y recuperar lesiones como para estimular y mantener operativo nuestro cerebro.

Es fundamental para la coordinación motriz, la adquisición de fuerza y la relajación muscular voluntaria como parte para el entrenamiento de la atención, la memoria y el aprendizaje.

También debo destacar el importante papel del tejido facial (del que también hablamos en el apartado de YIN YOGA ), una red de tejidos conectivo que recubre y protege las diferentes partes del cuerpo, que se extiende en capas formando una red de bandas de sujetan y cohesionan las articulaciones, los diferentes grupos musculares y los órganos internos del tronco. Su función es mantener todo en su sitio y lo suficientemente elástico como para permitir el deslizamiento entre sus partes (nervios, arterias, venas, canales linfáticos).

Estirar sin dolor

CUANDO ESTIRAMOS NUESTRO CUERPO de forma global y completa con las asanas de Hatha Yoga y posturas estáticas de Yin Yoga, proporcionamos un profundo y saludable masaje a todas las estructuras del cuerpo y activamos la producción de neurotransmisores.

Debemos cuidar nuestros cuerpos más allá de la apariencia física.

El cuerpo es un valioso préstamo de la naturaleza que nos tiene que durar muchos años en buenas condiciones.

El Hatha Yoga desarrolla prácticas físicas para el cuidado y la purificación del cuerpo, para sea el templo acogedor en el que el alma habita en ti.

“El cuerpo, el templo del alma”.

Todo está conectado en el organismo, desde las partes más superficiales de la piel, pasando por las intermedias del aparato locomotor, a las más profundas que sujetan las vísceras.
Cualquier movimiento que hagamos, por pequeño que sea, es recogido y transmitido por el sistema de fascias.

Sistema de equilibrio de fuerzas y tensiones

Si contraigo mucho las fibras de la parte anterior del cuerpo, las de la parte posterior se tendrán que estirar. ¿Si estiro mucho por aquí, algo se tensa mucho por el lado contrario… nos suena? ..músculos agonista y antagonistas.
Los diferentes grupos musculares están unidos entre sí, lo que hacen unos lo sienten los otros, dado que existe una continuidad muscular y fascial, a través de lo que denominamos cadenas o encadenamientos musculares.

LOS ESTIRAMIENTOS GLOBALES DEL HATHA YOGA actúan equilibradamente sobre el conjunto de fibras musculares que se entrelazan a lo largo y ancho del cuerpo.
Si intentamos estirar mucho o bruscamente un musculo los ligamentos se van a resistir y el cuerpo se tensará para protegerse.

LAS FASCIAS REACCIONAN NEGATIVAMENTE A LA BRUSQUEDAD DE ESTAMIENTOS RAPIDOS Y FORZADOS retrayéndose, mientras que REACCIONAN POSITIVAMENTE A LA LENTITUD Y SUAVIDAD DE LOS ESTIRAMIENTOS PROLONGADOS cediendo y permitiendo estiramientos fasciales profundo que mejoran nuestra salud física y emocional (link LIBERACION EMOCIONES ATRAPADAS EN LAS FASCIAS, muy interesante en la practica de posturas prolongadas de yin yoga.

A medida que nuestros cuerpos cambian, nuestra actitud también cambia. Este es el poder transformador del yoga.

La estructura corporal del cuerpo humano es un complejo sistema de poleas que mantienen el equilibrio de toda la estructura a través del sistema de fuerzas. Toda una obra de ingeniería viviente que estabiliza, limita, trasmite fuerzas, que regulan tensiones y coordina los movimientos del cuerpo.

EL YOGA “EL MEJOR BALSAMO ANTIESTRES”

La incertidumbre, la angustia y el estrés consumen muchos recursos del organismo.
El estrés puntual nos despierta y da vida y nos activa.
El estrés crónico nos desgasta y nos destruye lentamente.
La felicidad no consiste en la ausencia de estrés, sino en la habilidad para gestionarlo.

Nuestro vehículo físico tiene un piloto automático que divide sus funciones en dos que se alternan: el sistema nervioso simpático durante el día, nos mantiene activos, nos protege y defiende, y el parasimpático durante la noche, que repara los tejidos dañados, recupera energía y fuerza y nos relaja.
La activación del sistema simpático es adictiva, nos acelera, nos hace sentir vivos y más despiertos, nos proporciona energía extra. La sensación de poder y euforia que nos proporciona el subidón de adrenalina y sus derivadores neuroquímicos nos produce sensación de estar siempre en lo más alto, ser eficaz, inteligente, estar hipermotivado, sentirse atractivo y ser socialmente un crack. Este es el efecto del estrés positivo, pero es peligroso para la salud si se alarga en el tiempo, puesto que estamos consumiendo los recursos destinados al mantenimiento y reparación del organismo (debido al exceso de cortisol el sistema inmunológico se deprime y deja de tener capacidad de respuesta ante las amenazas que sufre el organismo). Gastamos exceso de crédito de nuestra cuenta corriente energética, de nuestra pila alcalina. Empezaremos a necesitar tomar complejos vitamínicos de todo tipo para dar gasolina al monstruo que llevamos dentro, sin pararnos a pensar por un momento que lo que necesitamos es calmarnos y reflexionar.

Hemos caído en la trampa de querer más y más, querer conquistar el mundo más allá de nuestras fronteras. No somos conscientes del bajón que nos va a suponer eso a medio y largo plazo. Todo tiene un precio. Nos hincharemos, se nos irritará la piel, haremos mal la digestión, nos olerá el aliento, se nos caerá el pelo, tendremos contracturas musculares, estaremos irritables, agotados, fallará la concentración, tendremos sueño de escasa calidad, discutiremos con las personas del entorno próximo, la actividad sexual se verá mermada.

Cuando el simpático se agota el parasimpático vuelve a asumir el mando, para compensar el déficit energético que la sobreactivación ha dejado.

Es entonces cuando nos desconectamos del mundo exterior y nos replegamos hacia adentro, nos tranquilizamos, dedicamos tiempo a las cosas que nos gusta y a recargar pilas, dormimos y comemos bien.
La sobreactivación del sistema parasimpático para compensar todo el desequilibrio del exceso del simpático, puede provocar afecciones autoinmunes, alergias e intolerancias varias. El organismo se puede hipersensibilizar al extremo y el dolor puede hacer presencia de múltiples maneras hasta impedirnos seguir con nuestra actividad.

EL YOGA TE AYUDA A EQUILIBRAR TUS EMOCIONES EN MOMENTOS INESTABLES

Todos en algún momento de nuestra vida, sentimos que estamos en una situación estresante que nos hacen vivir con incertidumbre e que impacta en nuestra vida diaria y en nuestra salud mental.
El yoga es una práctica milenaria nos aporta las herramientas que abren la puerta del dominio al control de tus pensamientos y emociones, por medio de prácticas físicas (Asanas y Pranayamas) y mentales (meditación), que podrás hacer cómodamente sin moverte de casa. ¿A qué esperas?

Una pequeña cantidad de estrés es normal, pero cuando los pensamientos negativos y la preocupación comienzan a interferir con tu funcionamiento diario, es importante que tengas recursos que AHORA puedes adquirir sin esperar a que aparezca un momento de CRISIS y CAOS.

Estas prácticas yóguicas buscamos equilibrio, bienestar y armonía entre la mente y el cuerpo, y mejorar la conexión con nosotros mismos y nuestro entorno. No podemos cambiar nuestro entorno, pero cambiando nosotros afectamos a nuestro entorno próximo y se darán cambios en él.

“Cambia tu y cambiara tu mundo”. Gustavo González Alfaya, 

“Cambia tus pensamientos y cambiaran tus emociones.
Cambia tus emociones y cambiaran tus acciones.
Cambia tus actos y cambiara tu realidad”. 

Wayne W. Dyer 

TE VES MUY LEJOS DE LLEGAR A ESTO?

No te apures, si estás leyendo esto, ya estás en el camino, ya has llegado hasta aquí, tienes la conciencia y el empuje para ponerte manos a la obra.

El yoga te va ayudar a lograr lo que necesitas. Es una potente herramienta de gestión emocional, que puede ayudarte a enfrentarte a estados emocionales que te angustian, te generan intranquilidad y quitan el sueño como son el miedo, la tristeza y la ira, y a potenciar aptitudes y actitudes positivas como la creatividad, la calma o el amor propio.

RITUALES DIARIOS PARA ENCONTRAR EL BIENESTAR

Aprenderás a Obsérvate y Escucharte e Identificar la/s emoción/es que sientes, y/o el estado de ánimo que quieres potenciar o atenuar dependiendo de tus necesidades en cada momento. Para ello te ayudaré a elegir: las posturas (asanas), el ejercicio de respiración (Pranayama) y tipo de práctica meditativa más adecuado para cada situación.

El objetivo de este aprendizaje práctico es dotarte de las herramientas con las mejores tu gestión emocional diaria, el afrontar tu día a día siendo más feliz con tu vida y tu entorno e impregnando tu vida el bienestar físico y emocional, equilibrio y serenidad.

Abrir chat