Yin Yoga

YIN YOGA

Relájate en la quietud

Es un estilo de yoga cuyo propósito es conseguir algo muy específico: equilibrar y armonizar el cuerpo y la mente mediante la práctica de posturas pasivas y estáticas sostenidas durante períodos prolongados con los músculos en estado relajado.

El Yin Yoga es una práctica profunda y meditativa que aumenta tu conciencia, te enseña a relajarte profundamente y te permite sentir energías y sensaciones más sutiles. Prepara la mente y el cuerpo para largas sesiones de meditación y estimula la energía vital (Chi) que fluye a través de la fascia en las vías de los meridianos. Nutrir, equilibrar y sanar tu bienestar físico, emocional y mental.

El Yin Yoga se enfoca en recuperar y expandir el rango original de movimiento de las fascia, ligamentos, tendones y articulaciones, recupera la flexibilidad general del cuerpo.

A nivel emocional, libera emociones que quedan atrapadas en los tejidos fasciales.

 

El enfoque del Yin Yoga

A diferencia de los estilos más dinámicos del yoga (Yang Yoga), el objetivo del Yin Yoga no es fortalecer o involucrar a los músculos, sino relajarlos. Al hacerlo, los tejidos más profundos de nuestro cuerpo – el tejido conectivo – pueden ser afectados. Como el tejido conectivo es más rígido, necesita un enfoque diferente al de los tejidos (músculos) más elásticos de nuestro cuerpo. El tejido conectivo es estimulado, hidratado y fortalecido de manera segura, cuando se aplica presión continua durante un período de tiempo prolongado. Es por eso que en Yin Yoga se mantiene una postura sentada o acostada  durante al menos 5 minutos o más, en la que se busca relajar los músculos. Como resultado, te sentirás más ligero, más flexible (hidratado) y experimentarás una sensación general de bienestar y relajación profunda.

Yin Yoga y Yang Yoga son estilos diferentes, pero se complementan para alcanzar su objetivo común: purificar, equilibrar y armonizar nuestros cuerpos y nuestra mente. Pero sobre todo para permitirnos sintonizar con nuestra verdadera naturaleza, de modo que la energía dentro y alrededor de nosotros pueda fluir libremente.

Una parte clave de la práctica del yoga es desarrollar un estado de conciencia que te ayude en tu día a día a ser más feliz y equilibrado.

El Yin Yoga tiene profundos efectos revitalizantes, calmantes y liberadores. Es adecuado para aquellos que buscan relajación, introspección y un agradable y profundo estiramiento corporal de la cabeza a los pies. Yin Yoga es un soplo de aire fresco en la vida rápida de hoy con sus numerosos estímulos.

También muy adecuado para mujeres embarazadas.

 

¿Qué es exactamente el Yin Yoga y en que se diferencia de otros estilos de Yoga?

A diferencia de los estilos más dinámicos o yang del Hatha Yoga que enfatizan en sostener la postura , en contracciones rítmicas y repetitivas de los músculos (como Iyengar, Ashtanga y Vinyasa), en el Yin yoga buscamos la estimulación a través de los estiramientos y torsiones en quietud, consiguiendo un triple efecto terapéutico: estimulación del drenaje linfático y eliminación de toxinas del curco, desbloqueo energético de pares de meridianos energéticos (contemplados por la Medicina Tradicional China). El Yin yoga también complementa prácticas más Yang (cualquier tipo de ejercicio corporal dinámico como bailar, nadar, correr, etc) y el frenético ritmo de vida actual lleno de hiperactividad física y mental y por ende estrés y ansiedad.

 

Abrir chat